SOCIEDAD DE SEGUROS DE VIDA DEL MAGISTERIO. (SSVM)

Desde mi punto de vista, y salvo mejor criterio, me parece improcedente, y casi que falto de solidaridad, que la Sociedad de Seguros de Vida del Magisterio (SSVM), en un tiempo de situación económica tan apremiante, de alza desmedida del costo de la vida y con varios años sin aumento de salarios, o de pensión, decida, de golpe y porrazo, elevar el costo de la póliza en 3710 colones.

No comparto los motivos que se aducen para haber tomado esa decisión y no convence que hayan hecho los estudios necesarios y pertinentes. Esos estudios debieron haber reflejado la situación económica que afecta a muchos, o casi todos los del Magisterio Nacional, especialmente a
quienes tienen poco trabajo, poco salario, baja pensión, exceso de deudas y exceso de obligaciones económicas.

Por otra parte, la diferencia entre 27 ó 28 millones, no es algo que desvele a ningún servidor del Magisterio, en mucho, porque quizá la mayor parte de los beneficios se dan después de la muerte ( Excepto que esté equivocado por no tener la información precisa).

Es probable que no pocos servidores del Magisterio, especialmente jubilados, hayan pasado situaciones calamitosas en sus últimos años de vida y, luego, puede darse que aquellos que a lo mejor ni cuidaron de ellos, se queden gozando de lo que el pobre anciano, o anciana tanto necesitó.

Considero que ni el aumento de la cuota, ni el aumento de la póliza son necesarios.

Es hora de analizar alternativas de entrega programada de partes de la póliza y no de hacer aumentos inoportunos en situaciones tan de apuro económico de los beneficiarios, pues los montos de salarios y de pensión están congelados y el costo de la vida sube y sube.

A lo mejor faltó consideración, sensatez, sentido común, sentido de realidad, solidaridad y sentido de oportunidad.

Artículo de Opinión del educador jubilado, Félix Salas.