Opinion

Pruebas faro

No es el momento para las pruebas faro. 

“El estudiante debe conocer, comprender y vincularse con el mundo  considerando el contexto en el cual les corresponde vivir , El MEP ha implementado nuevos programas de estudio  y propone cambios en la mediación pedagógica  para que el estudiante desarrolle habilidades, destrezas, competencias, actitudes  valores que le permitan su inserción social de manera responsable. “

 El objetivo principal de las pruebas FARO es determinar el nivel de desempeño de los aprendizajes y las habilidades esperadas en la población estudiantil . Hasta este punto lo vamos comprendiendo, sin embargo estas pruebas se constituyen en un requisito  de promoción de la persona estudiante  para obtener su certificado de Conclusión de la Educación primaria  o secundaria para este 2021 y ahí es donde surge la preocupación de docentes y padres de familia.

  A la luz de mi experiencia como Educadora, Directora  y madre de una estudiante que debe someterse a estas pruebas puedo referirme a este tema con toda propiedad desde los diferentes puntos de vista.

1.       Ausencia casi total de capacitación sobre el proceso , un tema surgido recientemente que se convirtió en lectura obligatoria para los educadores , quienes en medio de estos procesos educativos  atípicos vividos en el 2020, 2021  por motivo de la pandemia deben aplicar  pruebas al inicio de un curso lectivo, sin poder  repasar el mínimo de temas a evaluar.

2.       Una generación golpeada  académicamente desde el 2.018 con una huelga que tardó varios meses , donde no se completó el  desarrollo de  los programas de estudios del nivel correspondiente , llega el 2.019 con  huelgas “ intermitentes” ajustes en los programas de estudio  con el propósito de “ recuperar” parte de los contenidos del  año anterior , ya para este entonces , se lleva la carga de la materia  del 2018 no desarrollada y los ajustes en los programas del estudio del  2019,  es decir ,más de un año  de atraso en los aprendizajes, y cuando se supone que se iba a estabilizar el proceso educativo, aparece la pandemia en el 2020. Un año  incierto en el que el MEP  tardó meses en la organización  mientras que lograban desarrollar toda una logística para las  clases virtuales , las cuales no eran continuas , claras ,ni accesibles para gran parte de la población estudiantil .

En el   2021 clases “presenciales” una ò dos veces a la semana, debido a los protocolos y aunque se desarrollen las guías, no resulta suficiente para alcanzar el nivel de aprendizaje idóneo.

3.        Todo esto nos lleva a concluir que esta generación 2021 tiene un rezago académico de casi tres  años, con conocimientos mínimos o elementales  en las materias básicas por lo cual no están preparados académicamente para enfrentar las pruebas FARO en los términos que el MEP pretende.

4.       También  están los padres de familia que han tenido que asumir el rol de educador y convertirse en mediador pedagógico y muchos de ellos con poca o nula preparación en este campo de la pedagogía. Aunado a esto los problemas de conectividad que ya son conocidos por todos y que han impedido a los y las personas estudiantes una efectiva asertividad en este proceso de aprendizaje “dual”.

 Entonces , viendo este panorama del proceso de aprendizaje de nuestros estudiantes me surge la duda , para qué aplicar unas pruebas  si podemos predecir los resultados y además para qué exponer a nuestros niños y jóvenes  a experimentar un posible resultado no tan favorable producto de un sistema educativo que , por alguna razón, está  imponiendo unas pruebas , desde mi experiencia, innecesarias en esta coyuntura educativa por la que está atravesando el país y que podría esperar un poco más para que realmente se obtengan resultados esperados. En este momento , no van a reflejar más que  la ausencia de conocimiento en muchos temas  .

 A la luz de la situación de crisis sanitaria que vive el país , considero que no estamos en condición de que se apliquen  las pruebas FARO y por el contrario se atienda la voz de quienes abogan por la seguridad de los niños y jóvenes que están siendo expuestos probablemente para cumplir con este requisito que perfectamente puede postergarse.

 Si bien es cierto que probablemente se realizó una gran inversión económica mediante un compromiso con la  aplicación de pruebas, estas no pueden estar por encima de la salud física y emocional de nuestros estudiantes, en todo caso si fuese impostergable su ejecución este año , que se traslade la fecha a otro momento menos riesgoso , se  tomen como muestra y no sea de carácter  evaluativa ; de manera tal que los resultados obtenidos generen puntos de discusión sobre las reformas educativas  que requiera el MEP, considerando siempre la crisis sanitaria que vive el país  y la seguridad de Educadores y personas estudiantes , la cual debe prevalecer.

 No es momento para pruebas FARO

 “ La voz del pueblo , es la voz de Dios”

 Artículo de la educadora María Rosibel Calderón Herrera.

 

 

More about: 
More about:

Redes Sociales

© 2018 Encuentro Municipal

Search