Salud

Médico escribe poema a personal de salud

Dedico con gratitud y admiración este pequeño poema a nuestro personal de salud, inspirado por la labor heroica que están realizando en el combate contra el coronavirus. 

 

 CUANDO LA PESTE SE VAYA

 

Desde una cama tendido                  veo siluetas venir

de verde azul o de blanco

¿Cómo será su vestir?

Vienen trayendo esperanza

a dejar su corazón,

aunque saben que hay un monstruo

rondando en este salón.

 

Ven y acércate a mi cama, 

pues no conozco tu cara, 

quiero mirarte a los ojos

... están cansados y rojos;

sé que no dormiste bien 

pensando en quienes te esperan

cerrando el atardecer.

 

¿Eres la misma persona

que tomó mi mano ayer?

¿Eres quien limpió mi cama,               o quien me dio de comer?

No sé qué esconde tu traje,

si eres varón o mujer, 

pero me das la esperanza

de ver otro amanecer. 

 

En tu reloj ya no hay horas,

te abandonó el calendario, 

de salvar a tu pacientes

solo te rige el horario. 

Cada mañana te espera

vibrante mi corazón, 

haces que mi sangre fluya

cual letra de una canción.

Te tiene miedo la peste,

tú la enfrentas con ardor

ella se entrega a su suerte

porque admira tu valor. 

 

A veces te siento triste      

por guerras que no ganaste,         pero quiero recordarte

que en mil batallas vividas

desenfundaste la espada                       dispuesto a entregar tu vida;

tu pecho sirvió de escudo              para un cuerpo casi inerte

que te vio vencer la muerte

y él fue tu testigo mudo. 

 

¿De tu casa?.. ¡Tú ya sabes!

Ellos te están añorando;

con sus rodillas al suelo

miran ansiosos al cielo, 

saben que largas jornadas

aún te están esperando. 

Cuando la peste se vaya

se acortará la distancia,

sus brazos te esperarán, 

y llorando jubilosos

verán tu regreso a casa.

 

Suenan sirenas y aplausos, 

se oyen vítores y cantos,

hoy el mundo te agradece

tu valor y vocación.

Quisiera desde esta cama

mandarte mi corazón. 

 

Cuando la peste se vaya

quiero correr a tu casa,

quiero besarte las manos,

quiero conocer tu cara. 

Miraré otra vez tus ojos

que lucirán descansados,

tú verás cómo los míos

llorarán agradecidos

por no haberme abandonado.

 

lfcr.

(Foto tomada del Facebook Facebook Luis Fernando Castro Roig) 

Poema del doctor Luis Fernando Castro Roig. 

More about:

Síguenos

Suscribete a nuestro boletín

Noticias en tu correo

Encuestas

Quien será el campeón de primera división

Redes Sociales

© 2018 Encuentro Municipal

Search