Opinion

Cobro judicial ¿Realidad o Ficción?

Previous Next

 Cobro Judicial ¿Realidad o Ficción?

 

Hablar de Cobro Judicial no es un tema que debe tomarse a la ligera, todo lo contrario es un proceso serio y una realidad latente sobre todo para aquellas personas que mantienen deudas con el sistema financiero nacional o con prestamistas independientes, sin bien es cierto, el cobro judicial no debería ser  solo de conocimiento de los deudores sino de todos los que estén analizando adquirir un crédito, teniendo claro la importancia de mantener al día las cuotas, y de las graves implicaciones de retrasarse en el pago.  

 

Podemos decir que el cobro judicial es la manera o el mecanismo que tiene un acreedor (persona que presta dinero, otorga un préstamo) para asegurarse la devolución de un crédito o un préstamo que otorgó mediante la vía legal. El Cobro Judicial se encuentra regulado en el nuevo Código Procesal Civil y sus reglas se aplican para los nuevos procesos de cobro, solo los procesos instaurados previo a la vigencia de este nuevo Código continúan con la Ley de Cobro anterior.

 

El cobro judicial nace cuando el deudor y sus fiadores (en el caso de haberse respaldado la deuda con garantía fiduciaria) no pagan la deuda en el plazo establecido por las partes y se han agotado todas las vías administrativas para hacer efectivo el pago o cancelación del crédito, trasladando o presentando el caso a los tribunales de justicia.

 

Dada las implicaciones serias que conlleva es importante conocer de forma general a que nos enfrentaríamos ante un proceso elevado a cobro judicial.  Algunas de estas implicaciones son las siguientes:

 

  • El monto de la deuda se incrementa en un 50% debido a los gastos administrativos, cobro de intereses corrientes, cobro de intereses por mora y honorarios de abogado.

 

  • Se practica un embargo por mandamiento judicial de todos los bienes de deudor. Al estar congelados estos bienes no se pueden vender o traspasar sin antes liberar el gravamen, que como consecuencia implica el pago de la deuda al acreedor.

 

  • Si usted brindó fianza para la deuda de otra persona, su responsabilidad es igual al del deudor, es decir, iniciado el proceso de cobro judicial le podrían embargar sus bienes, sus cuentas bancarias y su salario por un crédito de otra persona que no pagó. 

 

  • Se congelan o embargan las cuentas bancarias y salarios del deudor en espera de un juicio. La única excepción es si su patrono le deposita su salario en el Banco Popular y de Desarrollo Comunal. Al deudor o fiadores se les rebajará una porción de su salario, mes a mes, hasta que pague la deuda. Dependiendo del salario y del monto adeudado, este rebajo puede tardar años. Cabe señalar que los embargos aplicados al salario reducen significativamente la capacidad de pago de la persona deudora o fiadora según sea el caso, llegando incluso en algunas personas a generar un mal ambiente   laboral, en muchas empresas se han establecido códigos de ética que no permiten que sus trabajadores tengan embargos.   

 

  • Los procesos de cobro judicial manchan su historial crediticio por un periodo hasta por cuatro años dependiendo del tipo de garantía, incluso por más tiempo si usted no se defiende ante este cobro judicial.

 

  • Su deuda puede ser cedida a otra empresa, esto significa que su acreedor es ahora otro. Por ejemplo: usted tiene una deuda de ¢2,000,000.00 con una entidad financiera, pero recibe una notificación que está en cobro judicial con una empresa que no había escuchado antes, esto ocurre porque su acreedor (entidad financiera) cedió su crédito (de ¢2,000,000.00 más intereses, gastos u honorarios) a otra empresa y esto podría traer consecuencias legales para usted. Como dato a tomar en cuenta está que la cesión para sea eficaz debe ser notificada al deudor, según el artículo 491 del Código de Comercio.

 

  • Los intereses de su deuda prescriben al año, si pasado ese tiempo la empresa acreedora le cobra esos intereses ya prescritos, puede usted hacer las gestiones necesarias para que no le cobren esos intereses.

 

  • Por último, si usted recibe incesantes llamadas por parte de gestionadoras de cobro o agencias de cobranza indicándole que una deuda se encuentra en cobro judicial, necesariamente no significa que se haya presentado la respectiva demanda ante el juzgado de cobro correspondiente.  Cerciórese bien de la información que le brindan en la llamada telefónica, si le informan que se encuentra en cobro judicial en algún juzgado solicite el número de expediente y el despacho donde se está llevando el trámite del expediente judicial.  Lo anterior le permite buscar asesoría con un profesional en Derecho antes de tomar cualquier decisión, como por ejemplo: si le brindan el número de expediente y despacho judicial en el cual se tramita puede apersonarse e incluso ir a revisar y conocer los alegatos de la demanda. En el escenario que le indiquen que están efectuando una gestión de cobro y su caso se encuentra dentro de los plazos establecidos por la Ley, podría entonces establecer un arreglo de pago o su defecto hacer la cancelación de la deuda.

 

Bueno mis queridos lectores, hasta aquí el pequeño artículo que quería compartirles el día de hoy, espero sea de su ayuda. Si les gustó, por favor compártelo. Gracias por leerme.

 

Si tienen algún tema que les gustaría leer, favor comunícamelo en la barra de contacto del blog o a mi correo electrónico.



Realizado por Arianda Salazar Boniche

Docente-Administradora Educativa-Abogada-Notaria- Mediadora y Conciliadora.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Blog: https://nuestrolugarcr.wordpress.com/

 

 

 



 

 



More about:

Redes Sociales

© 2018 Encuentro Municipal

Search