Opinion

Tu nombre es una marca

Previous Next

Tu nombre es una marca 

 

¿Cómo elevar mi prestigio?, en algún instante de nuestra vida nos hacemos esta pregunta o incluso le consultamos a otras personas como familiares, amigos, colaboradores, profesores, entre otros, tratando de encontrar una respuesta que mejor se ajuste a nuestra idea o concepto personal de prestigio, ¡Comencemos con esto! tu nombre es una marca y las marcas valen por su nombre, por ejemplo, no es lo mismo Amazon que El mercadito, iPhone que Tres patitos, Ni Coca cola que Kola Puff.   

 

¡Hagámonos esta pregunta!... ¿Cómo me llamo?...  Carlos Suarez Oliva o María Luisa Quispe Magallanes o como te llames, tu nombre es una marca y las marcas valen por su nombre. El nombre lo da el prestigio; pero ¿qué es el prestigio? Definámoslo en pocas palabras, según Carlos Cuauhtémoc Sánchez,  “El prestigio es lo que piensa de tí la mayoría de las personas”, es decir, lo que piensa de tí la mayoría de las personas que te conocen o dicen conocerte, ya que muchos de ellos ni siquiera te conocen de verdad, ni saben quién eres pero han escuchado de tí por lo que piensan los demás acerca de tu persona, y eso es razón para que les hace sentir que tienen el derecho de opinar sobre tu persona, sobre tí.

 

La gente no sabe ni le importa quién eres, ¡lo que a la gente le importa es qué piensa de tí la mayoría de las personas! Es por esto por lo que tu prestigio se construye y se destruye con ráfagas de opiniones positivas o negativas. Hay líderes o personas muy influyentes que opinan con mucha fuerza y generan esas ondeadas de opiniones, pero si varios de esos líderes realizan opiniones negativas probablemente muchas personas que ni siquiera te conocen estarán en tu contra por ese simple hecho. Cuando alguien te ataca, la peor estrategia o decisión es esconderte porque ninguna persona puede defender tu nombre mejor que tú mismo.

 

Eres la mejor persona que cuenta con la credibilidad suficiente para defenderse y por tu presencia e influencia tienes la capacidad de convertir tu nombre es una marca, y esto es muy importante porque si tu nombre está manchado se te van a cerrar puertas. 

 

Ahora bien, la siguiente pregunta que salta a tu cabeza es: ¿para qué sirve el prestigio? básicamente el prestigio sirve para abrir o cerrar puertas. ¿Y esto por qué sucede? Muy sencillo: dime quién eres y te digo si te dejo pasar o no, dime tu nombre y te digo si te compro lo que vendes o no, si te contrato o no, si te contesto la llamada o no, si me interesa conversar o no.

 

¡Como ves…! el prestigio se construye todos los días, actualmente las personas tienen fácil y rápido  acceso a la tecnología y a las redes sociales, razón por la cual se puede destruir a alguien en días o incluso semanas. Antes se acostumbraba a escuchar la frase “Crea fama y échate de dormir”, esto funcionaba tiempo atrás porque la información se movía muy despacio y era tan difícil lograr que muchas personas cambiaran de opinión en poco tiempo acerca de una persona en particular o grupo de personas. Piénsalo de esta manera, el prestigio es un valor que te define, al igual que el dinero te lo pueden robar, pero también lo puedes recuperar, aunque llevará más tiempo hacerlo. 

 

¡Entonces te preguntas! ¿de qué está conformado el prestigio de una persona?, para poder brindar respuesta a esta pregunta, primero debemos cuestionarnos los siguiente:

 

¿Qué piensan de ti las personas respecto a?

 

  1. Tus promesas: ¿qué tanto cumples tus promesas profesionales?, por ejemplo, ¿cuál es la promesa profesional de un maestro? enseñar, no es reprobar ni aprobar, ni ser amigos de los estudiantes, ni hacer que pasen solamente un lindo rato en la escuela sin aprender, es enseñar y enseñar bien, porque eso hacen los buenos maestros y además esa es su promesa profesional. ¿y la promesa del médico? pues sanar y si lo hace bien, muchas personas lo buscarán y tendrá muy buen prestigio profesional ¿y la promesa del abogado? ganar juicios, y así podemos hacer una lista interminable de cada trabajo, de cada servicio, producto o marca, ya que todas comparten algo en común, tienen implícita una promesa profesional. 

 

Lo primero que determina el prestigio de una persona es que tanto cumple su promesa.

 

  1. Tu compromiso: ¿cuál es tu nivel de compromiso? El nivel de compromiso se mide con una palabra: “Presencia”. Es decir, ¿cómo se mide? Con presencia física y moral. Por ejemplo, los padres comprometidos con sus hijos son aquellos que está ahí tanto física como moralmente para ellos. Si estás comprometido con la persona que amas de verdad estás ahí cuando esa persona te necesita. Si estás comprometido con tus clientes estas ahí para asesorarlos. En resumen, piensa esto por un momento y luego contéstate a ti mismo: ¿eres una persona que está o no está donde hace falta tu presencia, o dónde prometiste estar?

 

  1. Tu integridad: ¿cuál es tu nivel de integridad, de lealtad, de credibilidad, de honestidad? Piensa esto siempre, repítelo en todo momento:

 

¡Mi nombre abre o cierra puertas!

¡Mi nombre es una marca, y las marcas tienen valor!

¡Recupero el valor de mi marca, de mi nombre! ¡Me hago valer!

¡Me enfoco en generar prestigio para mí, mi familia, mi trabajo, mi empresa!

 

Haz que la gente hable bien de todo lo que está relacionado contigo. ¡¡Trabaja en eso!!

 

El reto para tí es:

 

  1. Demostrar que cumples tus promesas profesionales.

  2. Demostrar tu compromiso. 

  3. Demostrar tu integridad.

 

Enfócate en resultados y todo saldrá bien sí lo crees y trabajas para eso. 

 

El camino no es fácil, los logros y el éxito se construyen a diario. Agradece todos los días por lo que tienes y por lo que no tienes, da gracias por lo que entiendes y por lo que no entiendes, por lo que sucede y por lo que no sucede, da gracias por tu vida y porque tienes cada día la oportunidad de hacer de tí una mejor persona, una mejor versión de tí a pesar de la adversidad. En lugar de preocuparte, ocúpate en ser un mejor ser humano en todos los aspectos. 

 

Por último, si nadie te ha dicho esto hoy quisiera ser la primera en decirte ¡que eres una persona bella, por dentro y por fuera, eres una persona extraordinaria, lucha como siempre lo has hecho y de ninguna manera pierdas la esperanza  y de ninguna manera te des por vencido o vencida!




Arianda Salazar Boniche

Docente-Administradora Educativa-Abogada-Mediadora y Conciliadora.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

More about:

Redes Sociales

© 2018 Encuentro Municipal

Search