Opinion

Regidor electo de Atenas le pide a su pueblo que cumpla con las medidas sanitarias

La sorpresa para muchos hoy en día es cómo un virus logró desordenar la vida de 7000 millones de habitantes. En esta situación estamos todos metidos y solo juntos como humanidad podemos sacarlo adelante. 

 

A pesar de los avances tecnológicos y la rapidez y efectiva respuesta de la comunidad científica internacional, esta pandemia puso en descubierto lo mucho que nos faltaba para estar preparados. En cada nivel político las medidas deben ser adaptadas siempre tomando en consideración a la Organización Mundial de la Salud, máximo exponente y última palabra para muchísimas naciones.

 

A pesar del efectivo descubrimiento y la inmediata investigación para conseguir una cura o vacuna para el SARS COV-2, no será posible ver una “solución” en un tiempo extraordinario y es por eso por lo que se debe trabajar y seguir trabajando después de pasada esta situación.

 

Sabiendo y entendiendo que muchas situaciones que conocíamos no volverán a ser como antes, empero otras cuestiones no cambiarán. Nuestra humanidad, tiene esa característica innata de sentimiento de pertenencia a un colectivo, por lo que será cada vez más difícil no asimilar que la afectación a Costa Rica será de proporciones iguales o peores al resto del mundo. 

 

Por esta razón, como gobiernos locales, debemos trabajar siguiendo los protocolos del Ministerio de Salud y demás recomendaciones sanitarias.  Pero se debemos realizarlas aún con más esfuerzos, según las necesidades de cada cantón. 

 

Teniendo claro que existen 82 realidades diferentes en todo el territorio nacional, existen una serie de acciones que son de ejecución general, por lo tanto, deben ser tomadas en cuenta por todos los gobiernos locales en sus respectivas jurisdicciones territoriales. 

 

Entre las acciones a considerar, y sin ser insistente, lo primordial será siempre educar y hacer entender a toda la comunidad (munícipes) la realidad de la situación, reproducir las veces que sean necesarias el debido protocolo de lavado de manos, distanciamiento social y de ser posible la cuarentena en el hogar, confinados a realmente no salir.

 

Lo anterior, sería una solución en el mundo ideal, pero la realidad es otra. No podemos ser egoístas y perder esa humanidad, hay que entender que no todos pueden darse el lujo de tomarse un par de semanas y no hacer nada en el hogar, tenemos miles de costarricenses que deben salir a trabajar a diario, por lo tanto, es imposible llegar a limitarles sus necesidades básicas, dónde algunos y algunas cumplen labores primordiales ante esta situación.

 

A lo interno de nuestras municipalidades, el cuidado que se debe de brindar al personal municipal, como los recolectores de basura, así como el personal de limpieza de calles y aceras son esenciales ante tal situación que vivimos. El correcto protocolo y las medidas de seguridad para estas personas son realmente necesarias, puesto que son labores que no pueden tomarse una pausa. 

 

Mientras tanto, el personal administrativo debe iniciar una migración algo inmediata hacia el teletrabajo.  La digitalización de nuestras municipalidades debe dejar de ser una promesa de campaña y convertirse ahora sí en una realidad. El presente y las circunstancias ameritan nuevas formas de gobernar y nuevas formas de brindar servicios a los ciudadanos.

 

Otra medida corresponde a censar los negocios locales y emprendedores del cantón y unir fuerzas con asociaciones, juntas o cámaras dentro del cantón es necesario. Desde una página web o una aplicación podemos prestar el espacio para ofertar los bienes y servicios, brindando herramientas necesarias para poder sobrellevar la crisis y reactivar la economía, que deberá tomar un giro frente a la incertidumbre que se avecina. 

 

No podemos solucionar el problema principal, es una tarea que nos toca a todos los y las habitantes de nuestro país, pero más importante, como habitantes del planeta. Lo mejor que podemos hacer es unir fuerzas para poder sobrellevar el presente, sin saber a ciencia cierta cuánto nos llevará esto y cómo será el futuro que nos aguarda, espero estemos más preparados para futuros escenarios de tan gran magnitud.

 

Dicho lo anterior, es indudable que nos corresponderá actuar como una generación de Regidores, Síndicos y Concejales que deben trabajar a partir de la existencia de nuevos paradigmas, distintas realidades y por ende actuar de forma distinta. No conocemos la magnitud real de la crisis, creo que hasta ahora solo vemos la punta del iceberg, pero estamos seguros que será muy seria, si se nos indica que Estados Unidos entrará en una “depresión” y este es nuestro mayor socio comercial a nivel mundial, definitivamente las finanzas de nuestro país se verán muy afectadas.

 

Es por ello, que debemos apostar indefectiblemente a una solución mucho más regional o casera, las campañas de “yo compro lo nacional” debemos transformarlas en apoyo al comercio cantonal y en un esfuerzo conjunto y primordial, debemos convencer a toda la administración municipal de que la recuperación solo se podrá dar si nos involucramos de cabeza en una campaña de este tipo. Trasladar los recursos necesarios tanto económicos como humanos para ayudar al comercio local a los emprendedores, a las Mipyme, establecer convenio con empresas que brinden empleo, con entidades gubernamentales de apoyo, procurar moratorias en pago de tributos (apelando a los Diputados para la aprobación de los mismos), aprobación de patentes y permisos en tiempos acordes con las necesidades de los comercios y ante todo, cambiar la forma de pensar, a partir de ahora nuestros administrados deben ser prioridad sobre cualquier otra, los recursos municipales deben maximizarse y canalizarse hacia un fin primordial. Recordemos que en la medida que los Atenienses prosperen, la municipalidad también lo hará. 

 

Artículo de Opinión de Ronald Ramírez, abogado y regidor electo de la Munipalidad de Atenas.

(Foto cortesía de Ronald Ramírez).

 

More about:

Redes Sociales

© 2018 Encuentro Municipal

Search